Espíritu

«”Si me pretendes
de seguro me apartas.
Si me aceptas
compartimos en Paz”.
Así el Espíritu.
No-mente:
Ningún resquicio de intención condicionada.
Es la Mente Inocente divina morada de la Libertad.
¿Qué es ese antojo de contener lo incontenible?
¿Cómo va eso de la Vida fijada en nuestras fijezas?
E ahí la Materia, e ahí el Espíritu.
Ambas son la Totalidad.
La experiencia vele por Ser aquello que trasciende las anécdotas.
Testigos de lo inasible.»

Publicado en 2014, CONOCIMIENTO, HERMETISMO, MENTE, REFLEXIONES, Soluno y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *