piÛ!

piÛ!

Asomada el Alma
en el brillo de nuestros ojos
que guardan el misterio 
de los paisajes de nuestra travesía.

Recuerda cada visión,
lo feo y lo bello
para aprender a conjugar,
ante todo, la esencia
que sostiene el equilibrio 
de nuestras asombradas experiencias.

Esa bendita inocencia
se maravilla de la concesión de la eternidad
al compartirnos su tiempo,
como un instante en cada pestañear.

«Quien mira hacia afuera sueña,
quien mira hacia dentro despierta.»
— Carl Gustav Jung

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

 

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *