piÛ!

piÛ!

Invocaste al Amor
y cuando este se presentó
le desconociste
pues no era lo que esperabas.

Y volvisite a llamarle,
quizás hasta con desesperación,
quizás entre llantos de amargura.

Y tan distraído de lo sesgado de tu clamor
ignorastes que el Amor
no estaba a la distancia
y sólo se encontraba ajeno
de las pretensiones limitadas
a la particular ilusión con que has concebido al Amor.

Quizás no sea Amor precisamente lo que buscas.
Pregúntatelo.
Intenta llamar aquello de otro modo.
Y, siendo sinceros,
no ocultemos ni nuestra complacencia ni temores
en tan magna palabra.

Ahora, si te preparas para su encuentro avasallador,
con la intención pura de aprehenderle en entera humildad,
invócale con toda el Alma.
.
∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres
.
› Arte de Vasily Kafanov

Ver en instagram ›

Seguir en facebook ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *