Es lo que deseo

No quiero tomarte. Quiero acompañarte.
Quiero que seamos espejo de nuestra dicha.
Es lo que deseo.
Armonizar con la vida nuestras vidas en bella sincronía.
Caminar el sendero del conocimiento como guerreros.
Enarbolando el Amor en nuestra felicidad.
Que nuestra voz sea canto para bailar los días en la infinita posibilidad/potencial de cada instante.
Abrazarnos con la vida en grata entrega, agradecida.
No olvidar en el hacer lo que nos hacemos
ni olvidar de nuestras omisiones cuanto nos postergamos.
Ocupémonos de la vida y su misterio.
No para resolverlo en capricho arrogante,
sino para sentirlo y participar de lo bendito.
Seamos espejo de lo divino.
Si tu tienes luz a tu alcance, refléjala hacia mi que yo haré lo mismo
y así en todas direcciones cuando seamos estrella.

… siempre quiero más

Quiebro el momento por desentramar de la experiencia su ciencia,
conectando con lo esencial y efímero que se desvanece en lo cotidiano.
Pierdo cuidado, por no caer en el error de controlar aquello que se comunica desde la libertad.
Brillo bien y siempre quiero más.
Vi el cielo y quiero bajarlo para compartirlo contigo, conmigo, con todo aquel que se una al paso.
Profuso ha de ser el trabajo por mantener en constancia el alma en su amor.

Un camino con corazón

En su vida cotidiana, un guerrero elige un camino con corazón. Esa consistente preferencia por un camino con corazón es lo que diferencia a un guerrero de un hombre común. Un guerrero sabe que un camino tiene corazón cuando experimenta una gran paz al atravesar su largo. Las cosas que un guerrero elige para hacer sus resguardos son los elementos de un camino con corazón. Pero para ello el guerrero ha de parar su diálogo interno.

camino con corazón

Un guerrero se da cuenta de que el mundo cambiará tan pronto como deje de hablarse a sí mismo. “El mundo es así-y-así o así-y-asá porque nos decimos a nosotros mismos que esa es su forma. Si dejamos de decirnos que el mundo es así-y-asá, el mundo deja de ser así-y-asá”. Es ésta una sacudida monumental para la cual debe estar preparado comenzando despacio a deshacer el mundo. Ese es el “camino del conocimiento”, camino personal, elegido “porque tiene corazón”, que el guerrero recorre en todo su largo. Todos los caminos son iguales: no llevan a ninguna parte; pero unos caminos tienen corazón y otros no: allí está la diferencia.

… continuar lectura…