meditación : nociones personales

Comentario escrito en el blog de Hada Saltarina

meditación - loto

He aprendido a meditar, casi sin quererlo. Las circunstancia me llevaron a hacerlo, las mágicas y merecidas circunstancias que me empujaron a las bendiciones que por mi esperaban y que aguardan por todo el que desee tomarlas.

Salir del hipnótico bullicio para encontrar aquel sabio silencio, aquel que habla con humilde e inequívoca verdad. Que otorga paz, armonía, alegría y templanza para manifestar parte de nuestra divina condición, para dar pasos con poder y convicción y hacer de nuestro trayecto el propio intento. Aquel silencio que nos permite escuchar y comprender nuestra particular individualidad, tomar consciencia de nuestro potencial y así Uno participar del Todo, con mayor plenitud.

Cuando se ha probado algo del exquisito sabor de nuestra divina presencia, se hace imprescindible cuidar de nuestro estado de consciencia y la meditación es el vehículo que nos transporta a donde se desvanecen los espejismos y nos sinceramos con la existencia.

El querer es poder y así podemos procurarnos estados meditativos con la frecuencia que deseemos, entregándonos por completo a lo que hacemos, ocupándonos del momento presente, el que nos requiere y en donde nos es posible manifestar todo nuestro poder (potencial para hacer). No hay más tiempo que el aquí y ahora, ni responsabilidad por juzgar que la personal. No hay mejor manera de hacer que no sea amando.

si no soy YO ¿quién? si no es AHORA ¿cuándo? si no es AMANDO ¿cómo? / YO AHORA AMANDO

… continuar lectura…

siente

siente

Siente…

Relaja el ceño de enjuiciador crítico
… la mejor disposición a la receptividad, a la empatía.

Que el cansancio no sea buena excusa para no hacer consciencia.
El trabajo es arduo, pero la recompensa es máxima.
Pocos pasos y la magia se divisa, se toca.

¿Cuán largo será el andar por los caminos del misterio (lo absoluto)?
¿Cuánto será lo que aún aguarda por darse a conocer?

… sólo siente

vivir la totalidad

Mandala of Spirit

Deja el ego.
Pierde la “importancia personal”
¿recuerdas cuando irradiaba sol tu espíritu?
… ahí estabas dándolo todo, con fe en ello.
Sin juicios, sin preconceptos.
Espontáneo, sin mente.
Desde ahí todo juega su infinita posibilidad.

La mala costumbre de buscar seguridad en lo falso de lo aparente,
en el maya, la ilusión de que “así es como mejor se está”.
A paso lento la evolución.
Ejercicio arduo el domar la mente cuando sostenemos tantos apegos y preocupaciones.

La magia de vivir la totalidad, conectando el corazón con este preciso instante,
con ese sutil efímero que llamamos presente.
Agradecido de la mística experiencia en el misterio, amar cada respiro, cada buenaventura,
cada amor, cada odio, temor y tristeza.

Trascender la ilusión, vernos sostenidos en las hebras del misterio.
No somos la pena, no somos el amor, no somos el odio…
somos la experiencia de ellas y más que ellas, mucho más.

Enamórate con “pasión científica” de la oportunidad de tu experiencia.
Como el niño, no se cuestiona y, si no ha germinado en él aún el temor, participa pleno.

Imagen : Mandala of Spirit, de la artísta Sushma Sabnis

}i{

Voltaire
“Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde,
como los borrachos buscan su casa,
sabiendo que tienen una”.

Voltaire (1694-1778)
Filósofo y escritor francés.