Celebro al recordarnos

designios… los colores se alzan al recordar la memoria ancestral.
tiempo para recordar… de nuestros orígenes, nuestros actuales desatinos.
y la Vida ahí con aparente paciencia,
con todo y su muerte,
pues no hay tanta importancia como para esperarnos.

Siempre dos chances… ¿para qué complicarnos más?
— Aciertos con nuestra cosmovivencia… paz
— desaciertos con nuestra convivencia… violencia
y todo un mundo desarrollado en base a alguna de las dos premisas,
(aunque lo ignoremos).

Sumamos nuestro gesto.
Sostenemos nuestro rezo para recordarnos.
Consagramos el tiempo a retomar la senda Original.

Pacto Libertad en la simpleza.
Se remece con pasión nuestra Madre Tierra
al traer a sí a su cachorros.

¿Tanto sufrimiento de por medio
para el logro de realizarnos en las trincheras del mundo?
¿Cuánta armonía dispone la totalidad
sin saber de ordenes inferiores, ignorantes del Amor?

Se remece y baila
Extendiéndonos… preparamos nuestro pleno despertar.
Desplegamos las alas de nuestra Consciencia.
Somos la Totalidad contenida en nuestra pequeñez
con la ventura de trascender el valor de la divinidad heredada en todo.

Celebro el 12, sí… pues es número mágico
el llamado al ordenamiento de nuestra prioridad,
guiados por la vital trascendencia
menos adormecidos lamentos, más atenta responsabilidad.
Celebro el 12… como el encuentro entre la sabiduría ancestral
y lo mundano que somos,
atinando en el respeto por el Alma que nos trasciende en la historia
pues desde ahí logro recomponer el paso… ahí el discipulado,
aprendices de lo cierto.
Celebro el 12… intentando con humildad extender el puente
que nos alejó de nuestra naturaleza salvaje,
y todo el conocimiento original.
Celebro el 12… por gracia y perdón de la libre decisión
y así dejar de perpetuar y si liberarnos
del odio impuesto por una cultura que hasta nuestros días hereda con tanta fuerza sus odiosos desatinos.

Celebro… con aquellos que ya partieron,
— nuestros ancestros —
por el gusto, velado por una historia,
de celebrar sagradamente la oportunidad,
atentos con la Vida,
de celebrar y trascender su esencia, en nosotros, tan fugaz… así el A·mor.

Cultivamos la intimidad con nuestra naturaleza, con la Vida y lo sagrado en ella.
Aún la naturaleza ignorada nos espera con todo y su bendita correspondencia.
Llega el tiempo de prescindir de las ciudades y sus muros de separación con nuestra verdad.
»—›

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

 

Guardar

pequeña ofrenda para nuestro presente

Te dedico silencio
creerás que es poco, mas es todo lo que tengo de valor
lo demás, lo aparto… lo intentaré
te engañaría si esta vez te obsequio cosa distinta,
no osaría a estas alturas interponerme entre tú y Dios, el Gran Espíritu,
pues en mucho estaría equivocándonos.

Te deseo lo mejor.
Ese exquisito disfrute que bulle desde lo profundo
esa… ¿fragancia?…
esa cosquilla cariñosa con el misterio
ojalá así te sea concedido… (Oh Alá: Dios quiera)

Te concedo liberación.
Al menos así sea de mi parte
al no pretender más de ti que tu propia Libertad
Sea ella quien te lleve por sus paisajes
y nunca otra enajenada como ajena idea.

… compartimos el paso, sin siquiera cuestionarlo.
Vamos abrasados por la esencia de este milagro que es la Vida.
La ofrenda se haga Presente.
Para el bien mayor de todas nuestras relaciones.

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

Guardar

De estar atentos

De estar atento al consejo,
atendiendo tu anhelo de libertad,
— pulsión inherente —
pues,
no vayas recogiendo los cachivaches de la historia,
por interesantes que les puedas justificar.

Si no te reportan valor práctico
para corregir y fortalecer tu paso de acuerdo a propósito,
podrían sólo aportar más complejidad y distracción
al laberinto de realidad postiza que te mantiene en sí.

«No dejes para otra vida lo que vienes a hacer en esta.»

El tiempo es valioso, pues cada instante cuenta, o descuenta,
al logro de acercar mayor libertad a tu realidad siempre presente.
Y si bien nada puedas avanzar con el apuro,
se amerita adiestrarse en la disposición y actitud adecuada.
Estar es fundamento de Presencia.
Ser/Siendo es la atenta consciencia desplegada en su Intento.
Fluir es naturaleza del Espíritu.
— Meditación Silente es gran escuela —

El desapego se hará paso cierto,
a correspondencia de las decisiones de libertad a tomar.
Entre todo lo dicho, aprende a desnatar,
a revelar valor acorde a propósito.
Las ideas, así concebidas,
están ahí para convencerte de “Aquello Otro”
sólo posible de atestiguar por experiencia directa.
Llámeles como le llames; espiritualidad, divinidad, incluso Dios,
Esas ideas/palabras sirvan en conducir, de acuerdo a su fuerza,
tu voluntad a la entrega de acción correcta.

Como una barca, tómalas para acercarte hacia la otra orilla,
sólo para eso sirven las ideas cuando lo relevante es atestiguar los paisajes que indican.

Lo mismo vale para todos los emisarios que no pecan de ego.

Sólo practicando lo que profesan logras saberles
… obtener su sabiduría, reconocerles.

No se trata aquí de aprender ni de erudición,
mas si bien de recordar,
que como la palabra recuerda,
‘recordar’ es recuperar la capacidad de estar presentes, atestiguando la realidad inmediata con el corazón atento.

Por ello, no dudes en prescindir de excesos.
El juego de libertad necesita de poco.
Lo mucho de los excesos e intrincadas instrucciones
pueden mantener atado el intelecto goloso por mucho, por todo el tiempo.

Recuerda el propósito… ponlo frente tuyo a cada instante.
Corrobora la fidelidad entre tu paso y su cometido.
Al menos una vez por día, aunque tu cariño podrá más ;)
Entre nada y poco, lo poco ya es algo.
«La vida es una cosa de práctica.»
— La libertad es una de ellas —

Bien dijo aquel:
“Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá abundancia;
pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.”
Ya por el bien de tu sincero corazón,
procura juntar la fuerza/energía que constituya prontamente tu camino,
puesto que la Libertad es una aventura infinita,
procura comenzar a caminar,
vigila sostenerte en el camino.
Persevera en lo bueno para el viaje,
en lo sencillo de conducirte en cada vez mayor libertad.

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

Guardar

Hijos del Sol

«Éramos dioses y nos volvieron esclavos.
Éramos hijos del Sol y nos consolaron con medallas de lata.
Éramos poetas y nos pusieron a recitar oraciones pordioseras.
Éramos felices y nos civilizaron.
Quién refrescará la memoria de la tribu.
Quién revivirá nuestros dioses.
Que la salvaje esperanza sea siempre tuya,
querida alma inamansable.»
— Gonzalo Arango

› Arte de Jaime Zapata

————-

Para quien ya se recuerde…
somos los originales
– los del origen –
desplegando nuestra atención
para revelar lo que no puede ser conquistado,
mas que por el propio corazón-conciencia…
por todas nuestras relaciones

Aho metakiase oyasín
Jallalla
Marichiweu
Ma moyolicatzin
iaa!!

Guardar