Juego lunático

Juego lunático… para aligerar nuestra presencia.
La Luna Llena nos invita a liberar
a soltar el cuerpo, las emociones, la mente
a abrir nuevo espacio para ordenar el tiempo venidero.

Para empoderar nuestro templo,
nuestros cuerpos que ante todo son energía
(de comportamiento electromagnético),
saludable será mover sus aguas.

Acicalamos las plumas para nuestro amable vuelo,
en movimiento, danzando al sincronizar nuestro paso
con nuestra Presencia y nuestra fiel intención de vida.

Invocamos nuestra voluntad de libertad
al poner en nuestras bocas la Orden consciente, sentida y clara
con que programamos nuestro sueño-realidad.
para elevar el orden de la vida a manifestar.
Nuestro rezo procure lo abstracto,
pues de otro modo seguro nos atamos a más de lo mismo,
con otras facetas nada mas.

Oso la Libertad… luego me pillo en su sorpresa,
su naturaleza siempre desconocida
aflora revelando el inasible perfume
… desafiante el A·mor.

Abro el portal de mi atención
apuntando mi impecable flecha en su Intento.

Permito que la energía lunar eleve mis aguas,
entre medio de las que inserto mi atención,
soltando los muelles de aquellos programas
que hacen mella a la aventura.

Alzo mi vela-corazón
y me dispongo a dejar lo conocido,
a morir siempre un poco más a lo que doy por hecho.
De la pesada historia personal, dejo anclas.
De la mirada obvia para facilitar al catalejos
y así Ver el infinito misterio que está siempre
tan cerca como en el Uno en Todo.

El viento eléctro-magnético lunar hace de las suyas.
Mi conciencia timón…. asertivo en su dirección,
dotando de sentido a la experiencia de Ser
lo aventurado en su privilegio.

En suave cantinela me recuerdo
… lo alto y bello
… lo amable
… la gratitud de tanto
… honrado en mis relaciones honradas

Intimo corazón
consagrado al Espíritu
alimentado por su pecho pulsante de Vida
inscribo en mi memoria
la flama de las libertades conferidas
a través del rezo devocional a la bendita Vida
en que sostengo el aliento
y que con esta radiante luna
reescribo hacia mis adentros
despertando la divinidad salvaje
para que me lleve atento a su misterio.

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

Guardar

Acecho

El Arte de Acechar: Siete principios y tres preceptos

«El primer principio del arte de acechar es que los guerreros eligen su campo de batalla. Un guerrero sólo entra en batalla cuando sabe todo lo que puede acerca del campo de lucha.

Eliminar todo lo innecesario es el segundo principio del arte de acechar. Un guerrero no complica las cosas. Busca la sencillez.

Aplica toda su concentración para decidir si entra o no en batalla, porque en cada batalla se juega la vida. Éste es el tercer principio del arte de acechar. Un guerrero debe estar dispuesto y preparado para realizar su última parada aquí y ahora. Pero no sin orden ni concierto.

… continuar lectura…

Somos lo que Creamos que Somos

Vivimos en lo que creemos.
Más en nuestra mente, 
— y lo que en ella llevamos como idea de realidad,
desde donde le proyectamos —
que en la Realidad misma.

De ahí que la propaganda esté por todos lados
saturando nuestros sentidos,
dictando sus tacaños posibles.
Siendo la punta de lanza de las ideologías
instaurando en la mente ideas para modelar la conducta de las masas,
enajenando con ello las personas
a través de necesidades (demanda)
y soluciones (oferta)
dentro del imperante y estrecho paradigma de mercado
que nos concibe como meros consumidores.

“Persuasión social” le llaman desde las ciencias sociales
(psicologías, sociología y afines).

Mientras nos hagamos criterio de lo que dicen otros,
y obviemos la propia experiencia,
pues seguiremos dentro de las jaulas de percepción en esta dimensión
eminentemente materialista,
pues que de las otras sin tal libertad,
difícilmente se pueden transitar.

Cautela tus creencias.
Revela tus sentidos.

Que la Libertad te lleve por los paisajes de la Consciencia,
y el justo tino te procure su armonía para la aventura.

«Somos lo que Creamos que Somos.»

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

El Mago

«En el mundo ilusorio
tengo autoridad sobre mi imaginación.

Soy responsable de las creaciones de mi mente,
soy autor de sus imágenes.

Imagino magnífica·mente
con el infinito poder transformador de la realidad,
la eterna sustancia que se encuentra tras las formas.

Magistral·mente Ordeno lo Alto y Bello
cocreando a su imagen y semejanza.»

— El Mago