}i{

«Los seres humanos son perceptores, pero el mundo que perciben es una ilusión: una ilusión creada por la descripción que les contaron desde el momento mismo en que nacieron.»
— Don Juan Matus, Sabiduría Tolteca

}i{

«La confianza del Guerrero no es la confianza del ser humano corriente. El ser humano corriente busca la certeza en los ojos del espectador y llama a eso confianza en si mismo. El Guerrero busca la impecabilidad en sus propios ojos y llama a eso humildad. El ser humano corriente está enganchado a sus semejantes, mientras que el Guerrero sólo está enganchado al infinito.»
— Don Juan Matus, Sabiduría Tolteca

}i{

«La Muerte es nuestra eterna compañera. Se halla siempre a nuestra izquierda, a la distancia de un brazo tras de nosotros. La Muerte es la única consejera sabia con la que cuenta un Guerrero. Cada vez que el Guerrero siente que todo anda mal y que está a punto de ser aniquilado, puede volverse a su Muerte y preguntarle si ello es cierto. Su Muerte le dirá que se equivoca, que en realidad nada importa salvo su toque. Su Muerte le dirá: “Todavía no te he tocado”.»
— Don Juan Matus, Sabiduría Tolteca

}i{

«El espíritu se manifiesta a un guerrero a cada paso. Sin embargo, esto no es toda la verdad. Toda la verdad es que el espíritu se revela a todo el mundo con la misma intensidad y consistencia, pero sólo los guerreros están consistentemente en sintonía con tales revelaciones.»
— Don Juan Matus, Sabiduría Tolteca