el amor por la aventura

Principito

El amor por la aventura, la curiosidad y el pavor a la monotonía – esas características inherentes a la naturaleza humana en evolución – no se pusieron allí tan sólo para irritarte y perturbarte durante tu breve estadía en la tierra, sino más bien para sugerirte que la muerte es tan sólo el comienzo de una interminable carrera de aventura, una vida sempiterna de anticipación, un viaje eterno de descubrimiento.La curiosidad —el espíritu de investigación, el instinto de descubrimiento, el impulso a la exploración— es parte de la dote innata y divina de las criaturas evolutivas del espacio. Estos impulsos naturales no te fueron dados meramente para que tengas que frustrarlos y reprimirlos. Ciertamente, estos impulsos ambiciosos con frecuencia deben ser frenados durante tu corta vida en la tierra, a menudo la desilusión debe ser experimentada, pero han de ser plenamente realizados y gloriosamente gratificados durante las largas edades por venir. [Libro de Urantia, p. 159, par. 6 – p.160, par.1]

Fundación Urantia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *