la verdad (koans)

por egotenIlustración de egoten

Un novato se acerca a su maestro y le suplica que le instruya.

“Antes de que te pueda enseñar cualquier cosa debes decir una palabra de verdad,” dice el maestro.

El novato pensó por un momento. “¡Buda!”, respondió él. Disgustado, el maestro lo despide. “¡Regresa cuando puedas decir una palabra de verdad!”

El novato pensó y pensó y decidió una mejor respuesta. El próximo día regresó donde el maestro, se arrodilló a sus pies, y susurró, “Compasión.” Pero otra vez el maestro lo despidió.

El novato luchó para encontrar una respuesta más notable, una que sería seguramente incontrovertible en su verdad. Pensando él encontró la respuesta en la palabra “Amor”, y regresó a su maestro.

A medida que comenzó a arrodillarse, el maestro de repente lo pateo.

¡Ay! Gritó el novato.

“Siéntate,” dijo el maestro. “Finalmente has pronunciado una palabra de verdad.”

Maestro, ¿qué es la verdad?.
– La vida de cada día.
– En la vida de cada día sólo aprecio las cosas corrientes y vulgares de cada día y no veo la verdad por ningún lado.
– Ahí está la diferencia, en que unos la ven y otros no.

Maestro, ¿qué haces tú para estar en el camino verdadero?.
– Cuando tengo hambre, como; cuando tengo sueño duermo y cuando tengo que trabajar, trabajo.
– Pero esas cosas las hace todo el mundo.
– No es cierto. Cuando los demás comen, piensan en mil cosas a la vez. Cuando duermen, sueñan con mil cosas a la vez. Cuando trabajan no sienten el momento sólo piensan en la hora del descanso y después en la de acabar. Por eso yo me diferencio de los demás y estoy en el camino verdadero.

Publicado en REFLEXIONES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *