el silbido del Misterio

flauta

Alguna vez alguien tocó su flauta en las praderas llanas.
Otra vez llego un otro que quiso aprender y desde la razón aprendió el como y luego transmitió la forma y sus aprensiones.
Hay quienes sostienen que aquel sonido nunca se dejó atrapar y que su eco se derrama eterno en el paisaje.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *