trabaja para la Luz

trabaja para la Luz

En cada cosa que haga, manifestar mis principios y valores
no olvidar que, en cada decisión, hago mi vida
la doto de sentido.
Son decisiones de Poder por tanto.
En cada acción buscar el buen reflejo de lo que Soy y que deseo Ser.
Jugarse los más altos ideales de fraternidad.
Ante la ignorancia del amor, ser radicales
partiendo por el Amor propio:
atendiendo el barómetro de las experiencias, las emociones;
y la brújula de la felicidad en los sentimientos:
Cada paso darlo con convicción.
Comulgar en todo momento con lo Superior,
las Verdades reveladas y valoradas por sobre todo.
Ante la alineación ser radicales:
No a la violencia
No al odio
No al temor
No a las tontas rivalidades
Ante todo reconocer la experiencia como
aquella bendita oportunidad para conocer y reconocerse.
Todos somos Uno.
No me defiendo cuando participo armoniosamente
en comprensión de que somos bienvenidos.
Adiós a las trampas. Mantente atento.
Cuida el propósito benefactor.
Trabaja para la Luz.

}i{

olvido
La situación global reclama otro tipo de acciones.
Pide a gritos OCUPARSE de una humanidad que se devora a sí misma
por desconocerse en su Totalidad:
Como aquel perro que ataca su cola
al verle como algo externo.

notas de viaje


El poeta en su puerta
se resiste a cerrar el ayer.
Se recrea en paisajes
que destiñen de a poco su miel
su silueta se aferra
a las huellas de su histórica piel.

Ya la luz que desviste su gracia
no la puede con él
lleva tiempo sentado en la acera
de una calle que no es de él.
Pasajero de una historia ajena
que no sabe vender.

Llevará entre andrajosas sus pieles – quién sabe –
algún duelo de Amor
o algún sueño que organiza en secreto
para arreglar al mundo
acicalando en la quietud de sus noches
su sensibilidad.

Organiza en palabras desechas
la serenidad
dibujando con pulso repuesto
alguna extraña emoción
en su sangre lleva la tinta
por la que escribe su voz.

entonces se sabía lo que hoy sólo se cree

Visto en el libro «La Quinta Disciplina»
Henry Ford

«La realidad indivisible más pequeña es, a mi juicio, inteligente, y está allí esperando a ser usada por los espíritus humanos si nos decidimos a invocarlos. Nos movemos con excesiva prisa, con manos nerviosas y mentes preocupadas. Estamos impacientes por los resultados. Lo que necesitamos es… el esfuerzo del alma por parte del poder invisible que aguarda ser usado…Sé que hay reservas de fuerza espiritual de las cuales los seres humanos nos distanciamos irreflexivamente…
Creo que un día podremos saber lo suficiente sobre la fuente de poder y el reino del espíritu para crear algo nosotros mismos…

Creo con firmeza que la humanidad fue otrora más sabia en cuanto a los asuntos espirituales de lo que somos hoy. Entonces se sabía lo que hoy sólo se cree.

Henry Ford. Detroit News. 7 de Febrero de 1926