respira

Deep Breath

Quédate aquí ahora, un rato.
Este instante reclama tu presencia.

Mantén los pies en la tierra y la mente en tu estrella,
no pierdas tiempo en apurar los pasos.

Con paciente calma se avanza más que cuando se fuerza el tranco.
Cada cosa a su momento, ahora es aquí tu presencia.

Deja al pasado descansar sus horas,
ya viene lo que te toca, ya solo llega.

Ocúpate de no perder tu tiempo y mente ahora,
procúrate disfrutar la invitación que te ha traído hasta aquí y respira.

Arte de Melanie Weidner, Deep Breath

Ser feliz, depende de tí!

feliz

En cierta ocasión. durante una elegante recepción de bienvenida al nuevo director de marketing de una compañía londinense, algunas de las esposas de los otros directores, que querían conocer a la esposa del festejado, le preguntaron con cierto morbo: ¿Te hace feliz tu esposo, verdaderamente te hace feliz?El esposo, quien no estaba en ese momento a su lado, pero sí lo suficientemente cerca para escuchar la pregunta, prestó atención a la conversación e incorporó ligeramente su postura, en señal de seguridad y hasta hinchó un poco el pecho, orgullosamente, pues sabía que su esposa diría que sí, ya que ella jamás se había quejado durante su matrimonio.

Sin embargo, para sorpresa suya y de los demás, la esposa respondió con un rotundo: No, no me hace feliz.

En la sala se hizo un incómodo silencio como si todos los presentes hubieran escuchado la respuesta de la mujer. El marido estaba petrificado. No podía dar crédito a lo que su esposa decía, y menos en un momento tan importante para él.

Ante el asombro del marido y de todos, ella simplemente se acomodó enigmáticamente sobre su cabeza su elegante chalina de seda negra y continuó:
No, él no me hace feliz… Yo soy feliz! El hecho de que yo sea feliz o no, no depende de él, sino de mí. Yo soy la única persona de quien depende mi felicidad. Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de otra persona, de otra cosa o circunstancia sobre la faz de la tierra, estaría en serios problemas.

… continuar lectura…

todo está en ti

“Pocos deseos hacen feliz a una persona”

Emperador ChinoLa ciudad de Lo-Yang había quedado totalmente destruida, su emperador estaba desolado…

Emperador: ¿Por qué me ha sucedido esto, por qué he venido aquí? ¿De dónde provengo? ¿ Por qué ha desaparecido mi familia? ¿Por qué soy emperador de China?

Sabio: Estas preguntas no tienen ningún sentido. Estás ahí y eso es todo. Eres emperador. ¿Qué vas a hacer, quedarte ahí lloriqueando y sorbiendo por la nariz? Eso no te lleva a ninguna parte. Estás ahí porque estás ahí y debes aprender a manejar la situación lo mejor posible. ¡DEJA DE DARTE EXCUSAS!

El emperador se sentía herido y mortificado…

Sabio: La mayoría de las personas son como niños pequeños, no se preguntan ni de dónde vienen ni a dónde van; sólo se preocupan de andar, de comer, de vivir experiencias. Algunos individuos llegan al umbral del pensamiento y comienzan a plantearse problemas. Algunos encuentran la religión, otros a maestros que les dan respuestas y finalmente están los que, como tú, quieren saber más, conocer todos los detalles. Yo podría darte mil explicaciones, deslumbrarte de tal forma que no podrías soportar tu propia luz.

… continuar lectura…

El hombre sabio…

lao tzepor Lao Tsé (570 A.C. – 490 A.C.), filósofo chino considerado el fundador del taoísmo.

El sabio se mantiene alejado de la rivalidad, de la codicia y de la confusión producida por los deseos.

El sabio es feliz al vivir, es bondadoso y armoniza con todos, es sincero al hablar, equilibrado y recto en el trabajo y en la vida. Cuando acaba su obra, se retira oportunamente, su respiración es fresca como la de un niño, y busca siempre beneficiar a los hombres.

El sabio es difícil de comprender, es cauteloso como quien atraviesa un río en invierno, prudente como quien tiene enemigos, reservado como el huésped de una casa, sencillo como la madera, tranquilo como un valle y profundo como las aguas de un lago.

El sabio posee poco porque se ha olvidado de las cosas, su presencia es modelo para todos los hombres. No se muestra, por eso resplandece, no se vanagloria, por eso sobresale, no se exalta, por eso merece elogio, es humilde y se mantiene íntegro. Permanece independiente, aunque viva rodeado de gloria y esplendor nunca pierde la paz.

El sabio no es impetuoso, y nunca pierde el dominio de sí mismo.

El sabio no ofende a nadie, y nunca halla motivo para rechazar a nadie.

El sabio es aquel que se conoce a sí mismo, que quiere conquistarse a sí mismo, más que conquistar a otros.

El sabio, contemplado, no parece digno de ser mirado, oyéndolo, no parece digno de ser escuchado, sin embargo, contiene en sí todas las virtudes.

El sabio parece que no hace nada y, sin embargo, nada queda sin realizar.

El sabio hace del corazón de los demás el suyo propio. Con el bueno obra de forma buena, con el malo obra de buena forma.

El sabio se parece a un niño, nada ni nadie le daña.

El sabio se da cuenta de las cosas que para los demás pasan inadvertidas, y estima por igual las grandes y las pequeñas.

El sabio no combate, mas siempre vence, y no teme a la muerte.

El sabio es, en fin, quien está en armonía con la naturaleza.

Visto en … aprendiz de Brujo